Skip to main content
mujer-sentada

10 Consejos para Sexo Anal

Regla para Sexo Anal #1 – El coito anal es la forma de sexo anal menos practicada.

Hay muchas formas de disfrutar eróticamente del placer anal. Las técnicas más comunes incluyen acariciar el esfínter anal abriéndolo con un dedo para su masturbación o estimulándolo para una posterior penetración o sexo oral.

Algunas personas disfrutan con la sensación producida por un dedo bien lubricado -el suyo propio o el de su pareja- insertado en el ano abierto y rotándolo con mucho mimo. Otro prefieren la inserción de un dildo o vibrador durante la dilatación del esfínter y posterior camino hacia el recto. Mucho hombres, incluyendo a heterosexuales, prefieren esta forma de penetración.

El sexo oral-anal es otra forma de disfrutar del sexo anal, tanto activa como pasivamente. El uso de barreras orales ayudará a que el beso negro sea lo más seguro posible.

Regla para Sexo Anal #2 – La estimulación anal, incluyendo la penetración, no es dolorosa si se hace correctamente.

La creencia de que la estimulación anal, especialmente la penetración, tiene que doler es un mito permanente y peligroso. Como todo dolor corporal implica que estamos haciendo algo mal, pues igual ocurre con la zona anal. Con su alta concentración de receptores nerviosos, el ano puede producir un dolor extremo cuando es maltratado. Aunque en ocasiones puede resultar una fuente inigualable de placer.

Cuando un dedo lubricado, juguete o pene es introducido en el ano, lo músculos del esfínter sufren un espasmo. El dolor no tardará en llegar si los participantes no esperan a que estos músculos se relajen. El placer máximo requiere la eliminación de todo dolor y trauma físico para una satisfactoria experiencia anal. La propia persona pasiva deberá decir “no” si no se siente cómoda, hasta que esté preparada para continuar. La preparación al sexo anal es una combinación de relajación física y puro deseo.

Regla para Sexo Anal #3 – El sexo anal puede disfrutarse incluso cuando ha sido algo incómodo en otras ocasiones.

El deseo no es suficiente para garantizar el placer en el sexo anal. Ni una experiencia incómoda del pasado será razón para la falta de interés por el sexo anal.

La tensión crónica de los músculos anales es la causa más común de las malas experiencias con el sexo anal. Las hemorroides y constipado son normalmente un síntoma de esta condición. Podremos librarnos de la tensión tocando el ano y estar así más familiarizados con él. Un buen momento para explorar con la dilatación anal será el momento en el que no metemos en la ducha o en el baño. Al tensar y destensar el ano se aprende a relajarlo.

Para muchas personas el momento clave en el sexo anal se produce cuando permiten a su pareja masajear el ano entendiendo que no va a producirse la penetración. Así quien reciba las caricias podrá concentrarse únicamente en el placer que esta zona tan erógena es capaz de generar.Anal

Regla para Sexo Anal #4 – Dos anillos musculares llamados esfínteres provocan la dilatación anal. Cada uno funciona de forma independiente.

Si insertas un dedo convenientemente lubricado un centímetro dentro de tu ano ano y presionas con la yema hacia los lados, podrás notar claramente los dos músculos de los esfínteres. El esfínter externo está controlado por el sistema central nervioso – igual que los músculos de la mano, por ejemplo – . Podrás tensar y relajar este esfínter en el momento que quieras.

El esfínter interno es un poco distinto. Este músculo está controlado por la parte involuntario del sistema nervioso, que regula otras funciones como la del bombeo del corazón.

El esfínter interno responde ante el miedo y la ansiedad durante el sexo anal. Hará que el ano se tense automáticamente aún cuando la persona implicada esté intentando relajarse. Por ello todo precaución en cuanto a la seguridad y comodidad serán aquí esenciales.

Incluso si una persona se encuentra cómoda durante el sexo anal, necesitará todavía aprender a controlar voluntariamente su esfínter para poder relajarse convenientemente. Para lograrlo será necesario practicar ejercicios habituales como la inserción de un dedo en la ducha (quizás cada día) y sentir así el esfínter interno. El músculo cambia espontaneamente y en respuesta del comportamiento. En este caso, únicamente con prestarle atención será suficiente. Cualquiera podrá aprender a controlar su esfínter interno de manera gradual.

Regla para Sexo Anal #5 – La estimulación anal proporciona muchos tipos de placer.

La mayor concentración de terminaciones nerviosas se encuentra en la apertura del ano. Cuando un juguete o un pene es insertado a través del apertura anal en el recto, entrarán en juego otro tipo de placeres. La parte más externa del recto, así como de la vagina, tiene varias terminaciones nerviosas. La parte interna responde mejor a la presión.

En los hombres, la próstata – que se encuentra pasada la pared rectal, hacia el frente del cuerpo- puede convertirse en una fuente de placer al ser masajeada con un dedo, juguete o pene.

También, la parte baja y final del pene, está conectada con la apertura del ano. Será estimulado indirectamente por la gran mayoría de las formas de sexo anal.

El placer anal puede ser tanto físico como psíquico. El tabú existente sobre el sexo anal añade un extra de sobrepasar los límites de lo prohibido. Los mensajes en contra del sexo anal más frecuentes (¡qué guarrería!) en ocasiones son asimilados como algo todavía más excitante. Los entusiastas del beso negro encuentran parte del placer por estar haciendo algo que es considerado distinguidamente – y deliciosamente – perverso. Otros tratan al sexo anal como algo secreto, como un lugar especial. Compartirlo con tu pareja será un acto de apertura y un avance en la comunicación.

Regla para Sexo Anal #6 – La estimulación anal puede llevar al orgasmo.

Tan solo una minoría de personas pueden alcanzar el orgasmo mediante el sexo anal sin una estimulación directa de los genitales. Los orgasmos por estimulación anal serán más probables en cuanto los participantes estén más absorbidos por los estímulos y la fantasía del momento. Pero no siempre la manera más certera de llegar a tener un orgasmo será queriendo tener uno. La búsqueda del orgasmo anal creará presiones que nos desviarán del objetivo perseguido.

Regla para Sexo Anal #7 – La dieta incide directamente en el disfrute del sexo anal.

Los movimientos regulares del intestino son funciones principales para el ano y el recto. Debería haber suficiente fibra en la dieta de una persona para que sus heces fueran suaves y bien formadas. Esto permitiría un moviento normal de los intestinos sin ningún esfuerzo. Las evacuaciones forzadas irritan los tejidos anales, causando dolor y tensión muscular. La fruta fresca o los vegetales nos proporcionarán una buena fuente de fibra.

Regla para Sexo Anal #8 – Existen diversas formas de higiene para vagina y recto.

Ya que el coito puede ser vaginal o anal, mucha gente asume que los mismos principios son aplicables a la penetración de la vagina y recto. Aunque ambos estén en cierto modo conectados y son capaces de dilatar, son radicalmente distintos.

El recto no es liso. Tras el corto canal del ano que conecta la apertura anal con el recto, el recto se inclina hacia el frente del cuerpo. Unos milímetros más allá, vuelve a curvarse – en ocasiones hasta en 90 grados -. Después vuelve de nuevo a tumbarse hacie la parte frontal de nuestro cuerpo. Podremos aprender cuál es el tamaño del recto insertando un juguete suavemente, buscando distintos ángulos de penetración y poniendo el cuerpo en distintas posturas. Hay que tener especial cuidado en que el juguete tenga un tope en su base para que no pueda deslizarse bajo ningún concepto dentro del recto..

El recto no produce ningún tipo de lubricación natural al contrario que la vagina, tanto solo un pequeña cantidad de mucosas. Es por ello que la penetración rectal requiere siempre del uso del lubricantes. Los lubricantes químicos y grasos (derivados del petróleo) deben evitarse en todo momento. Es preferible el uso de lubricantes de calidad a base de agua o silicona.

La función principal de recto es la de funcionar como conducto de paso de las heces. Pero las heces no se almacenan normalmente en el recto si no es mediante el movimiento de los intestinos. Es por ello que en ocasiones pueden quedar restos en el recto, especialmente si las heces no están bien formadas. La ducha anal antes del sexo ayudará a todos aquellos especialmente fijados con la limpieza y el relax. En cambio, para otros, la idea de la suciedad eleva todavía más el placer por lo prohibido y por ello la ducha anal jugará en contra del erotismo.

Regla para Sexo Anal #9 – El coito anal no es necesariamente una forma de dominación y sumisión.

La concepción que tienen las personas sobre el coito anal es muy estrecha. La idea de que el coito anal es doloroso contribuye a esta visión reducida. Y de hecho, muchas personas se sienten atraidas por este tipo de fantasias sobre el sexo anal. La idea de la sumisión es identificada con la de degradación del otro, cuando el dolor anal puede causar graves problemas.

Para otros, la diversión del sexo anal está basada en la imagen de sumisión al otro. Esta idea, y quizás también la de la sumisión hasta la humillación, provoca la tensión de los músculos del ano. Estas personas se relajarían más si pudieran aprender a ver el sexo anal como una fuente de placer más que como una manifestación de poder.

Regla para Sexo Anal #10 – El sexo anal puede ser totalmente seguro e incluso beneficioso.

Los tabúes en contra del erotismo anal son perpetuados por la creencia física universal de que el sexo anal es inevitablemente peligroso. No existe ningún tipo de lesión derivada de la estimulación anal siempre que los participantes se nieguen a tolerar el dolor, usen lubricante, de ningún modo utilicen la fuerza y eviten las drogas.

Los demás riesgos están centrado en las enfermedades de transmisión sexual. La gonorrea, sífilis o los herpes pueden afectar al ano. Los parásitos intestinales o las bacterias se transmiten normalmente a través de las heces en contacto con boca o vagina, sobre todo a través del beso negro.

El SIDA lo ha complicado todo. El virus VIH puede transmitirse a través del semen o de la sangre de una persona infectada al torrente sanguíneo de su pareja a través de una pequeña ruptura del tejido rectal durante el coito anal.

Para evitar el riesgo, el coito y el beso negro no deben practicarse de manera insegura. Todos los que deseen practicar el coito anal deben usar siempre preservativos. El beso negro deberían ir siempre acompañado por barreras de latex. Por supuesto, en una relación monógama de dos personas sanas, el riesgo de de transmisión anal es reducido.

Miles de hombres y mujeres con problemas médicos anales crónicos han conseguido superarlos por haberse enfrentado a sus actitudes negativas. Este posicionamiento es indispensable para disfrutar plenamente de los placeres del sexo anal.

Si quieres iniciarte con juguetes anales, puedes ver en nuestra tienda las secciones para chicos y para chicas.

¡Comparte!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • Google Bookmarks

intimius.com

Sexshop Online Intimius.com: Tienda Erótica de Confianza

51 ideas en “10 Consejos para Sexo Anal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*