Desde intimius.com queremos hablaros de la importacia de mantener el suelo pélvico bien tonificado mediante la práctica de los ejercicios Kegel para mejorar nuestra salud física y mental. Estos son los principales beneficios derivados de la práctica habitual de los ejercicios Kegel:

  • Aumenta notablemente la lubricación vaginal
  • Previene la incontinencia urinaria (problemas por escape involuntario de la orina)
  • Aumenta la sensibilidad en la zona pélvica (lo que incide en una mayor sensación de placer)
  • Ayuda a que el parto sea más fácil
  • Es vital para la recuperación del suelo pélvico tras el parto
  • Previene el prolapso uterino (el suelo pélvico se descuelga del útero tras partos difíciles)

Si mantenemos un suelo pélvico bien tonificado, conseguiremos una mayor afluencia de sangre hacia la pelvis y un mayor control  y sensibilidad de todos los órganos implicados, potenciando así un mayor placer sexual con orgasmos mucho más intensos.

Bolas Chinas como Aparato de Gimnasia pasiva: El lubricante más empleado para usar las Bolas Chinas como aparato de gimnasia pasiva es el lubricante a base de agua: es más fresquito y menos potente. Hay que lubricar siempre las bolas para hacer ejercicio pues la lubricación propia del cuerpo resulta insuficiente, al no soler haber excitación durante el proceso. Además, su material adquiere sus características óptimas una vez lubricadas. Como cualquier ejercicio físico, hay que ser progresivo y muy constante. Si inicialmente notas que tu cuerpo no las retiene, puedes hacer un pre-entrenamiento sosteniéndolas, convenientemente lubricadas, en tu interior, unos instantes (apretando como si aguantaras las ganas de hacer pipí) y dejándolas salir completamente del cuerpo. Repite esta operación detenidamente y observando las reacciones de tu cuerpo de cinco a diez veces al día durante la primera semana o dos semanas, en días alternos durante una única sesión. Respira profundamente para relajar la musculatura al completo (intenta visualizarlo para entender su recorrido) antes de volver a introducirlas, hasta que notes que se quedan dentro del cuerpo sin problemas. Pasarán varios días, más o menos dependiendo del grado de tonicidad muscular que poseas en esta parte del cuerpo. Dependerá de tu edad y condiciones físicas que este proceso de adaptación (en caso de no retenerlas) sea más o menos largo pero nunca es tarde para empezar a atender esta parte tan fundamental del cuerpo siempre y cuando seas progresiva en sus tiempos de utilización: siempre de menos a más tiempo. En ese momento, una vez no tiendan a escaparse del cuerpo si es tu caso, tú decides el ritmo de intensidad del ejercicio. Ten en cuenta que normalmente esta musculatura está acostumbrada a no trabajar apenas, por esta razón es importante que los primeros días no las lleves puestas más de 45minutos x sesión para evitar sobrecargas musculares bastante molestas. Recuerda: has de moverte para notar sus efectos (que las bolas del interior se muevan): paseando, realizando ejercicios aeróbicos... Conforme avancen las semanas puedes ir subiendo el tiempo de ejercicio o acortando los días entre sesión y sesión, pero siempre de manera ordenada y progesiva. Notarás sus efectos en relativamente poco tiempo, pues esta zona responde muy bien al ejercicio ordenado.

Para más información o COMPRAR BOLAS CHINAS ENTRA EN NUESTRA TIENDA ONLINE, AQUÍ.